¿Por qué es importante saber decir las cosas con amor?

¿Qué es el amor?, ¿será realmente infinito?, ¿todos somos capaces de sentirlo?… Vemos y escuchamos tanto esa palabra que llama la atención lo ajenos que nos sentimos de ella.

Al mundo le falta mucho, quizás todos estemos de acuerdo en eso. Las caras tristes y enojadas siempre son más que las sonrisas. Los gestos de bondad nos impresionan porque no es algo que veamos todo el tiempo. Nos cuesta expresarnos porque no sabemos que recibiremos de vuelta. Tanto gira en nuestra cabeza y tan pocos momentos para analizarlo. El ritmo de la vida no va de la mano con las expectativas que alguna vez tuvimos y las circunstancias no son las ideales para entender aquello que sentimos.

La sociedad en que vivimos se enfocó en desarrollar el coeficiente intelectual y dejamos de lado la inteligencia emocional. Es un gran problema, ya que nos ayuda a conocernos, crecer como personas y sacarnos provecho. No hay un curso o una escuela que nos pueda enseñar profundamente sobre ella y si hubiera, no todos tendríamos los recursos para costearlo. Ese conocimiento lo adquirimos cuando prestamos atención en lo que hay en nuestro interior, cuando vivimos experiencias y cuando escuchamos y observamos a los demás.

Trabajar para saber como entregar un mensaje, es incluso más importante que el mensaje. ¿De que sirve si no podemos expresarlo para que haga sentido? Probablemente le funcione al que necesite demostrar algo o simplemente quiera invalidar la postura del otro. El mundo ya es demasiado complicado para que nos estemos atacando entre nosotros. Aprovechémonos y enseñémonos, todos sabemos algo que al otro le puede interesar. Comuniquémonos en base a perspectivas, fundamentos y no tratemos de imponer una verdad, porque ninguna es absoluta. La gracia es vivir para descubrirla, no para creer que ya la sabemos.

Cuando estés en una discusión, ten claro que quieres lograr, escucha con tranquilidad lo que el otro tiene que decir y construyan un diálogo enriquecedor. No necesitarás tener paciencia si entiendes lo complejo que es aprender lo que aún nos falta, más cuando hay tanto desequilibrio en las herramientas (económicas y emocionales).

Tratémonos con respeto, amor y busquemos un sentido mucho más amplio a lo que significa vivir en sociedad.

Foto 1: Daan Stevens

¿Como ser sustentable en cuarentena?

Si el 2015 nos hubieran preguntado como nos veíamos en cinco años, muy pocos habrían acertado. Nuestra vida cambió drásticamente y lo que antes era cotidiano, de pronto se volvió un riesgo. Las cosas no van como nos gustarían y el no poder cambiarlas, nos preocupa y nos deja con mil preguntas en la cabeza ¿Será este un buen momento para buscar algunas respuestas?

Esta es una oportunidad que debemos aprovechar, pues tenemos más instancias de reflexión y de encontrarnos con nosotros mismos. Sentimos, pensamos y podemos cuestionar lo que antes no vimos, buscar la manera de motivarnos, generar un cambio y volverlo costumbre. Esta es una invitación a reflexionar sobre nuestros hábitos cotidianos. Incorporar nuevas rutinas es importante, beneficioso y también muy interesante. Ya verás lo bien que se siente lograr contribuir cada día más.

Puedes seguir estos tips y reducir tu consumo en el hogar de una forma sencilla:

• Si lo tuyo es cocinar, no olvides tapar las ollas o mejor aún, utiliza olla a presión para reducir significativamente los tiempos de cocción.

• Evita el “consumo hormiga” y desenchufa cargadores o electrodomésticos que no estés ocupando.

• Aprende sobre la huella hídrica de los alimentos que consumes y prefiere los que causen menos impacto.

• Ponte creativo y restaura objetos o ropa que tenías en el abandono.

• Tomate muy en serio las duchas cortas y al lavarte los dientes, no utilices más de un vaso de agua.

No seas de los que lavan la loza sin cerrar la llave.

• Separa y recicla tus desechos. Cada vez hay más facilidades para hacerlo.

• Deja de comprarte cepillos de plástico y esponjas cuando existe el bambú y lufa. Es un mito que son más caros, solo hay que saber buscar y son mucho más duraderos.

• ¡No más plancha! Para ahorrar tiempo y energía, te recomendamos colgar la ropa mientras te duchas. El efecto del vapor hará que tu prenda quede sin arrugas.

• Lava tu ropa con agua fría. Cuando se lava la ropa con agua caliente, el 75% del gasto eléctrico se debe al calor necesario para calentar el agua.

• Revisa emprendimientos eco-amigables. Hoy en día hay alternativas para todo, como pasta de diente, acondicionador, champú y crema en barra, así evitas el consumo de plásticos de un solo uso. Incluso si eres de los que le dan con todo, puedes hacerlos tú con tus propias manos. Ya verás como ahorras con el tiempo.

• ¿Una huerta? El espacio no es excusa, ya que puedes hacer un huerto vertical con material reciclable y disfrutar de especias frescas.

Algunas te parecerán nuevas y otras las has escuchado hasta el cansancio. Tienen en común que son ideas fáciles y cualquiera de nosotros puede emplearlas en su día a día si se lo propone. Ayudaremos al planeta y nuestro bolsillo.

¿Qué está ocurriendo con los corales?

Cuando pensamos en el mar, rápidamente se nos vienen a la mente algunos animales acuáticos como el pez payaso de nemo o un tiburón. Pero pocos conocen la importancia y existencia de los corales. Un coral es un conjunto de pequeños animalitos llamados pólipos que viven en colonias y se multiplican con los años. Sus colores extravagantes lo consiguen de las algas (zooxantelas) con las que viven en una relación de simbiosis, que al mismo tiempo los proveen de energía gracias a la fotosíntesis que realizan.

Estos maravillosos organismos forman uno de los ecosistemas más diversos del planeta. Sus grandes estructuras le proporcionan protección a un gran número de especies con quienes se benefician mutuamente. Sin embargo, este panorama ha ido desapareciendo a causa de la crisis climática. El aumento de la temperatura en el mar les produce un estrés que impide su relación con las algas y trae consecuencias fatales. Están hirviendo, blanqueándose y este problema no solo les afecta a ellos, sino también a todas las especies que los habitan.

Expertos del Panel Intergubernamental del Cambio climático (IPCC), aseguran que los océanos han desacelerado los efectos de la crisis climática al absorber hasta un 93% de las emisiones de gases generados por los humanos. Debido a las malas prácticas y la nula importancia que se le da a la educación ambiental y la preservación, se estima que en los últimos 30 años ya desapareció un 50% de la población mundial de corales… Imaginarás cuantas especies se han ido junto a ellos.

Los arrecifes de coral son murallas naturales que nos protegen de las fuertes olas y climas extremos. Muchas personas dependen directamente de ellos para su alimentación y medios de subsistencia.

Aún hay opciones para salvar a esta gran y diversa familia. Debemos darle voz a este problema, ya que se necesita el apoyo de todos para que el mar recupere su vida y sus colores. Hagamos de estos una reserva protegida. Puedes contribuir incorporando acciones en tú vida que te ayuden a reducir la huella de carbono, como reciclar, conocer la huella hídrica de tus alimentos, consumir menos plástico, entre otras.

¿Qué otras ideas has escuchado para salvar a los corales?

Si quieres saber más aún:

Documentales:
En busca del Coral (disponible en netflix).

Fuentes:
https://news.un.org/es/story/2019/01/1449332
https://lacontaminacion.org/importancia-de-los-arrecifes-de-coral-en-los-ecosistemas-marinos/

La inteligencia animal

¿Te has preguntado qué piensan los animales?, ¿cómo perciben su entorno?, ¿qué sienten?… Sin duda te impresionará saber que hay tantas respuestas como especies en la Tierra. La inteligencia animal es un mundo infinito y mientras más lo descubres, más te sorprende.

Durante mucho tiempo nos hemos dedicado a estudiar a los animales. El problema es que durante el proceso se cometieron grandes errores al comparar sus conductas con las nuestras. Los resultados siempre arrojaban desventajas y las conclusiones se limitaban a eso. Sin embargo, con el paso del tiempo los científicos entendieron que debían darle otro enfoque a sus investigaciones. Notaron que las capacidades no eran comparables y que cada especie desarrollaba habilidades diferentes dependiendo su contexto. Saberlo abrió la puerta a un sinfín de increíbles descubrimientos.

¿Sabías que a los cerdos les gusta tener amigos y disfrutan de su compañía al igual que nosotros? También se ha visto como las marsopas asisten los partos de sus compañeras, ya que reconocen cuando sus pares necesitan ayuda. Otro curioso animal es el murciélago vampiro, un animalito que no tiene problemas en compartir su alimento si otro no tuvo éxito.

Muchas cualidades de las que nos sentimos orgullosos, se replican en los animales no humanos. El poder de entender lo que pasa alrededor no es propio de una especie y es necesario tenerlo en cuenta. Son seres complejos y tienen mucho que enseñarnos si les prestamos más atención. Comencemos a reconocerlos y maravillarnos por lo que son y no por la imagen que nos llega de ellos.

Si lo que nos diferencia de otras especies es nuestra capacidad de razonar, deberíamos comenzar a cuestionarnos qué tan bien la estamos usando. La interacción de las especies junto a los ecosistemas, sigue un orden natural que ayuda al planeta a ser así de hermoso como lo conocemos. Logramos vivir gracias a eso. El aire que respiramos no sería posible si no existiesen. ¿Por qué pareciera que le damos mayor importancia a todo lo demás, menos a lo que nos mantiene vivos?… Comenzar a respetarnos es esencial. Pero el respeto no debe ser solo entre nosotros. Lo merecen los animales, lo merecen las plantas, lo merece el agua, lo merece la tierra, porque somos un ciclo y todos aportamos por igual.

Si quieres saber más aún:

Documentales

Inteligencia animal (En pocas palabras, 2×08, Netflix)

Fuentes

https://www.ugr.es/~setchift/docs/conciencia_capitulo_3.pdf

https://eprints.ucm.es/11648/1/103_LA_EVOLUCION_inteligencia.pdf

Nota

Las fuentes son lecturas largas (45 min), pero vale la pena hacerse el tiempo. Son muy interesantes y entretenidas.

 

Foto 1: Son marsopas ¿Sabías de su existencia?

Foto 2: Annie Spratt (Fotógrafa)

 

 

Food waste, un dolor de cabeza sin sentido.

¿Has escuchado el término food waste o desperdicio de alimentos? La manía de gringalizar todo no tiene límites jajaja. Sin embargo, en inglés o español, es terrible por igual…

Aquí te van unos datos bastante reales y muy preocupantes:

  • Una de cada nueve personas padecen de hambre en el mundo.
  • Aproximadamente 1.300 millones de TONELADAS de comida cada año no llegan a ser consumidas.
  • La energía desperdiciada entre la industria y el consumo personal, representaría más del 10% del total de energía consumida a nivel mundial.
  • El desperdicio de alimentos genera entre un 8% y 10% del total de emisiones de gases de efecto invernadero.

Podríamos seguir nombrando datos todo el día, pero no queremos ponerte más triste… Sólo buscamos mostrarte una terrible realidad para que puedas reflexionar y tomar cartas en el asunto.

Debemos presionar a las autoridades para que regulen este problema con más eficiencia. Hemos visto a los humanos optimizar todo tipo de procesos y este debería ser una prioridad. No es lógico que personas pasen hambre sabiendo la cantidad de alimentos que hay a disposición.

Por otro lado, varios nos hemos caído en este punto, a veces por andar con la cabeza en las nubes y ser despistados perdemos comida o botamos a la basura partes que podríamos consumir.

Si quieres contribuir, almacena correctamente tus alimentos, ten presente las fechas de caducidad, calcula adecuadamente las cantidades que consumirás, congela si es necesario y sobre todo organizate ¡Ya estarás haciendo un tremendo aporte!.