Ya han pasado algunas semanas desde que supimos cuál sería el rumbo que tomaría nuestro país. El apruebo se impuso con un 78% de las preferencias y quedó claro que lo que muches quieren, independiente de la postura política, es un cambio.

Son diversas las emociones que se sintieron en el ambiente y varias de ellas se contraponen: emoción, preocupación, felicidad, tristeza, impacto, alivio, en fin… Cada une puede tener sus propias teorías e impresiones al respecto, sin embargo, nos queda un largo camino por recorrer y aunque en este momento los ánimos y la forma en que nos seguimos relacionando no es la ideal, día a día vamos aprendiendo y encontrando mejores maneras de hacer las cosas.

El último año ha sido intenso. Nos vimos en situaciones que nunca antes habíamos experimentado, mucha frustración y esperanza al mismo tiempo. Llegamos a este punto y aunque aún hay mucha incertidumbre sobre lo que pasará, nadie quiere fallar.

Redactar una nueva constitución es una tremenda oportunidad, ya que se abrirá el diálogo y a base de buenos fundamentos podremos elegir qué es lo que nos representa, más si va de la mano con la evolución de consciencia que está viviendo la sociedad y la crisis climática que nos trae un enorme desafío por delante. Somos parte de un mundo que merece mejores argumentos y llegó el momento de incluir todos esos valores que son esenciales para construir un futuro mejor. Sabemos que no nos arreglará la vida de un momento a otro, pero sí puede ayudar a cambiar el paradigma en el que vivimos y eso sí que podría traer cambios trascendentales.

Por otro lado, nos dimos cuenta de la importancia de la participación ciudadana y la organización territorial. Son probablemente las lecciones más valiosas que aprendimos y no las debemos olvidar, ya que solo así podremos lograr una real representatividad. De aquí al 2022 se vienen siete elecciones y la misma motivación que se vio en el plebiscito, debe replicarse en cada una, votando informados y compartiendo opiniones con les demás.

¿Cuál es el Chile más lindo que podemos imaginar? Partamos con el hecho de que será la primera constitución del mundo construida de manera paritaria, eso ya marca la pauta de lo que podría convertirse en un ejemplo para el mundo. La justicia debe comenzar a construirse con las mujeres teniendo la oportunidad de ocupar los mismos espacios que los hombres, con la misma tranquilidad de que serán escuchadas y respetadas. También imaginamos un país que priorice el derecho de las personas de vivir en un ambiente libre de contaminación y con acceso al agua, reconocimiento para los pueblos originarios y las disidencias sexuales, protección a la infancia, un enfoque más integral para la salud y la educación, potenciar el rol de la economía circular, la agricultura regenerativa, guiar el rumbo de nuestra economía al hidrógeno verde y comenzar a proteger los ecosistemas, sin explotarlos. Afortunadamente tenemos las condiciones ideales para eso. Y bueno, no hay intenciones de pasar a llevar los derechos de nadie, solo queremos garantizar los derechos de todes, teniendo en cuenta que las mentes son tan diversas como las creencias. Finalmente, debemos exigir a les constituyentes que estén a la altura de la situación, con una disposición real de respetar, escuchar y entender al otre.

Hoy las personas tienen algo que decir y quieren ser escuchadas. Durante mucho tiempo eso fue signo de conflicto. Nos acostumbraron a callar y adaptarnos, en vez de hablar, escuchar, debatir y aprender. Los jóvenes nacieron sin miedo y tienen la motivación necesaria para dar el ejemplo y convertir el mundo en un lugar mejor.

Chile es un país de gente con convicciones, que se apasiona por los ideales y lucha por ellos. Personas que se esfuerzan día a día para mejorar sus condiciones y cumplir sus sueños. Chile país de artistas dicen por ahí, creativos, sabios, intensos y con un sentido del humor que nos une. ¿Por qué podría salir mal?

Vale Ramírez

Fotógrafo: Juan Cristóbal Lara @eljuancri

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *