Si nos ponemos a pensar, el impacto de la moda en el planeta es muy grande y el impacto de los productos de belleza no son la excepción. 

Más de 10 millones de toneladas de plástico se vierten en los mares y ríos cada año… Es usual que creamos que los plásticos como botellas, cajas, etc. son lo que más afectan en la contaminación. Vemos diariamente campañas de reciclaje o cómo cuidar nuestras aguas, pero ¿has visto una campaña sobre lo malo del maquillaje, todo el plástico y la cantidad de microplásticos que contiene?

De lo que usamos diariamente hay mucha variedad de plásticos y no todos se pueden reciclar, por ejemplo los envases de champús y jabón que son transparentes se pueden reciclar fácilmente ya que es mucho más fácil derretirlos y agregarles el plástico virgen, que comúnmente se le agrega, para poder obtener el mismo resultado. Pero los envases de maquillaje que son más duros, no tienen ninguna manera de que esto se pueda realizar ya que el proceso es mucho más largo y es mucho más difícil de poder obtener el mismo resultado. A estos envases se les denomina como envases de un solo uso.

¿Qué envases de maquillaje puedo ocupar para disminuir la cantidad de plástico de un solo uso? Muchos de nosotros conocemos los envases de cristal y aluminio, estos se pueden reciclar fácilmente y de forma infinita, sobre todo el primero ya que se crea por la arena que es un material renovable. El mayor problema de estos envases es el precio ya que al ser el cristal se vuelve algo más delicado por lo que se tienen muchas pérdidas y las empresas prefieren irse por lo más barato y seguro, el plástico. El aluminio es más ligero y más resistente pero extraerlo requiere 15 veces más energía que el cristal. Otra buena opción son las bolsas de almidón de maíz, que aunque parecieran que son de plástico, en realidad son una buena opción solo que no se degradan rápido.

Pero entonces ¿qué puedo hacer? Es triste que después de toda esta introducción solo pueda decir que el envase perfecto no existe.

Reciclar envases y reducir lo que compramos (con esto quiero decir que debemos comprar cosas con menos plástico) son la mejor opción para poder empezar a cambiar nuestra rutina de vida pero también hay que tener bastante ojo con los productos que ocupamos día a día.

Una vez a la semana ocupamos exfoliantes o cremas para cuidar nuestra piel de los granitos, pero ¿te has dado cuenta que los exfoliantes traen unas pequeñas bolitas? A estas se les llaman micro perlas que son de la familia de los microplásticos. Cada vez que te exfolias y luego enjuagas tu cara, esas microperlas se van por el tubo de agua hasta llegar a los vertederos donde se filtran. El problema de esto es que esos vertederos no tienen filtros tan pequeños para que las microperlas no pasen por los conductos, a lo cual después terminamos bebiendo esas mismas perlas.

Cuando compramos un maquillaje siempre nos dejamos llevar por el packeting, como la caja en la que venía, los colores, etc. Es necesario saber también que todo aquello contiene plástico no reciclable. Cuando compramos un labial, para construir este se necesitó de muchísimos microplástico ya que estos se ocupan para darle más brillo, textura, aumentar su volumen, su viscosidad, etc. 

¿Qué te recomendamos hacer?  Lo mejor que se puede hacer en estos casos es dejar de comprar productos de usar y tirar. Cosas como las máscaras de pestañas, los botes de esmaltes, las brochas de maquillaje, las sombras con envase de metal, etc. Son los productos de un solo uso y que solo te servirán una vez. Hoy en día hay alternativas sostenibles para todo, solo hay que aprender a buscar.

Comencemos cambiando nuestros productos de higiene, evitemos comprar productos de un solo uso y en su lugar ocupemos cosas como los discos de tela (eliminamos los pétalos o toallas desmaquillantes), las rasuradoras de metal (reemplazan las gillete que son desechables), las copas menstruales (eliminamos los tampones y toallas higiénicas) y nuestros botes de champús por jabones en barra, para que el planeta cada vez sea un lugar mejor para vivir y que tengamos aguas más limpias.

“Nadie es ambientalista de nacimiento. Es solo tu camino, tu vida, tus viajes, lo que te despierta”- Yann Arthus Bertrand.

Cata Morales

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *