Este es un temazo, ya que hay mucho que hablar al respecto. Por un lado tenemos la basura, que se define como un producto de las actividades humanas, considerado como desecho que se necesita eliminar. Por otro lado el reciclaje, que pretende recuperar los materiales desechados para darles un nuevo uso como producto. Suena algo así como problema y solución, pero está lejos de serlo. Solo el 16% de los desechos mundiales son reciclados y las toneladas de basura generadas al año son una gran preocupación. Vivimos en el mundo del consumo desechable y también en un país al que le gusta liderar rankings. Chile es el número uno sudamericano en generar basura, con 1,26 kg al día por persona, seguido de Argentina y Brasil.

Ojalá pensáramos más seguido en esto, lo suficiente para generar una consciencia que nos haga responsables de nuestros desechos. No solo generan problemas ambientales, sino también económicos, sociales y sanitarios. Hasta en futurama tuvieron problemas con la basura y eso que la lanzaban al espacio, ¿Cómo no vamos a tener nosotros?… Ya sabemos que los recursos del planeta no son infinitos y tampoco hay espacio suficiente para que no nos produzca un daño. El reciclaje pareciera ser la solución perfecta, pero una cosa es decirlo y otra muy diferente hacerlo. En todos lados nos dicen que lo hagamos, pero hay poca educación ambiental y muchas dudas.

¿Dónde podemos reciclar?, ¿cómo debemos separarla?, ¿en que se convierte esa basura? ¿quién se hace cargo?, ¿a quién ayudamos?… Si tuviéramos esas respuestas, sería más fácil motivarse. Reciclar es una de las primeras acciones que implementamos cuando tenemos la voluntad de ser personas más responsables con el medioambiente. Ningún país está libre de contaminación y cada artículo que consumimos se convierte en basura en algún momento. Alargar la vida útil es absolutamente necesario y esperamos que con el tiempo se vuelva una obligación.

A medida que incorporamos el hábito, sentimos como aportamos ese granito de arena que de a poco producirá grandes cambios en nuestra sociedad y el medioambiente. Todos pueden ser partícipes de esta actividad. Están pasando tantas cosas y el exceso de información nos puede agobiar. Por eso es importante empoderarnos como consumidores y buscar la manera de aprender que más se acomode a nuestra forma de ser. Aportar cambiando nuestro modo de vida, adoptando nuevas costumbres y buenos hábitos para cuidar nuestro planeta. También ayudemos pasando la voz. Si hablamos con nuestro entorno y les mostramos lo gratificante que resulta esta actividad y lo fácil que es, cada vez serán más los que acepten el desafío. Te invitamos a seguir muy atento nuestras publicaciones, ya que te entregaremos las herramientas necesarias para que sepas como hacerlo y tengas el incentivo suficiente.

1 Comentario

  1. Ana Contreras Baeza

    Estoy muy de acuerdo en la RELEVANCIA de este TEMa ya que por mas que exista la voluntad de reciclar en nuestro pais existe muy poco conocimiento DE como REALIZARLo y tampoco politicas al respecto. Estare atenta a la informacion que nos puedan aportar para contribuir en este tema.

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *