¿Qué es el amor?, ¿será realmente infinito?, ¿todos somos capaces de sentirlo?… Vemos y escuchamos tanto esa palabra que llama la atención lo ajenos que nos sentimos de ella.

Al mundo le falta mucho, quizás todos estemos de acuerdo en eso. Las caras tristes y enojadas siempre son más que las sonrisas. Los gestos de bondad nos impresionan porque no es algo que veamos todo el tiempo. Nos cuesta expresarnos porque no sabemos que recibiremos de vuelta. Tanto gira en nuestra cabeza y tan pocos momentos para analizarlo. El ritmo de la vida no va de la mano con las expectativas que alguna vez tuvimos y las circunstancias no son las ideales para entender aquello que sentimos.

La sociedad en que vivimos se enfocó en desarrollar el coeficiente intelectual y dejamos de lado la inteligencia emocional. Es un gran problema, ya que nos ayuda a conocernos, crecer como personas y sacarnos provecho. No hay un curso o una escuela que nos pueda enseñar profundamente sobre ella y si hubiera, no todos tendríamos los recursos para costearlo. Ese conocimiento lo adquirimos cuando prestamos atención en lo que hay en nuestro interior, cuando vivimos experiencias y cuando escuchamos y observamos a los demás.

Trabajar para saber como entregar un mensaje, es incluso más importante que el mensaje. ¿De que sirve si no podemos expresarlo para que haga sentido? Probablemente le funcione al que necesite demostrar algo o simplemente quiera invalidar la postura del otro. El mundo ya es demasiado complicado para que nos estemos atacando entre nosotros. Aprovechémonos y enseñémonos, todos sabemos algo que al otro le puede interesar. Comuniquémonos en base a perspectivas, fundamentos y no tratemos de imponer una verdad, porque ninguna es absoluta. La gracia es vivir para descubrirla, no para creer que ya la sabemos.

Cuando estés en una discusión, ten claro que quieres lograr, escucha con tranquilidad lo que el otro tiene que decir y construyan un diálogo enriquecedor. No necesitarás tener paciencia si entiendes lo complejo que es aprender lo que aún nos falta, más cuando hay tanto desequilibrio en las herramientas (económicas y emocionales).

Tratémonos con respeto, amor y busquemos un sentido mucho más amplio a lo que significa vivir en sociedad.

Foto 1: Daan Stevens

2 Comentarios

  1. Adrian antonio Ibaceta villarroel

    Debemos perder el miedo a decir te quiero te amo
    Ser respetuosos y empaticos
    Exelente capitulo

    Responder
  2. Ana Contreras Baeza

    Que hermoso y cierto el contenido de este capitulo. Creo que la empatia es un arma poderosa que de ser usada mas seguido posibilitaria vivir en un mundo mejor. Me encanto la forma de abordar este CONTENIDO…felicitaciones!!

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *