Los problemas se entienden mejor en su contexto, así que te contaremos algunas curiosidades para que estemos en la misma sintonía.

Todo comenzó en la década del 1820, cuando Joseph Fourier, mejor conocido como el padre del efecto invernadero (algunos matemáticos quizás lo conozcan por las series de Fourier), comenzó a entender la relación entre los gases de la atmósfera y la temperatura de la tierra. Un tiempo después, Svante Arrhenius se interesó en la influencia del ser humano y los efectos que produciría un aumento de CO2. Concluyó que si las emisiones de CO2 se intensificaran en un 50% en 3.000 años, la temperatura de la tierra se elevaría entre 5 a 6 Cº. ¡Lástima!… No contó con que el ser humano se animaría a tanto y la realidad de sus estimaciones revelan que las concentraciones nunca habían sido tan altas como ahora.

Muchos científicos se interesaron en el tema y la preocupación se volvió una realidad. Se descubrió que los hielos se derretían y que el mar no sería capaz de absorber todo el dióxido de carbono. En los 80′ se puso atención a los nucleos de hielos que tenían atrapadas pequeñas bolsas de aire de glaciaciones pasadas y los resultados mostraron niveles sin precedentes en casi medio millón de años. Fueron tiempos difíciles para los científicos. Si no eran cautelosos con sus declaraciones, eran tildados de locos por críticos y colegas.

Actualmente, la evidencia del impacto del hombre en el calentamiento global es sustancial. Sin embargo, aún existen escépticos que asocian estos cambios a procesos naturales de la tierra. Se han realizado estudios en más de 700 indicadores de temperatura, como los anillos de los árboles, los arrecifes de corales, núcleos de sedimentos, entre otros. ¡Y todos concluyen lo mismo!… Ningún aumento fue tan rápido como el que hemos vivido en las ultimas décadas.

Para que te hagas una idea, es como si viviéramos con fiebre todo el tiempo y aún así estuviéramos obligados a trabajar sin parar. ¡Se nos agotaría la energía y responderíamos cada día peor! Eso está pasando con nuestro planeta y es la principal razón de los problemas que estamos comenzando a experimentar y que aumentarán con el pasar de los años.

 ¿Qué te vamos a decir?… El panorama no se ve nada alentador. Extinción de especies, desastres naturales, sequías, inundaciones, crisis sociales (Sí, más que ahora). Son solo algunas de las preocupaciones con las que tendremos que lidiar en el futuro. Está demás decir que sus efectos están directamente relacionados con el aumento de las desigualdades sociales y nuestra calidad de vida. ¡No podemos perder la motivación!.

Si quieres aprender más aún:

 

Documentales

 

Esto lo cambia todo. El capitalismo contra el clima (2015)

 

Antes de que sea tarde (2016)

 

Refugiados climáticos, la verdadera catástrofe ambiental (2018)

 

Fuentes

https://www.theguardian.com/environment/2005/jun/30/climatechange.climatechangeenvironment2

https://www.nationalgeographic.es/medio-ambiente/que-es-el-calentamiento-global

https://www.climatecentral.org/gallery/graphics/global-temperatures-and-co2-concentrations-2020

 

 

Foto 1: Callum Shaw.

 

Foto 2: Carlos ‘Grury’ Santos.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *